La experiencia de Alisson

Ha terminado mi primera experiencia profesional en el extranjero, concretamente en una localidad del sur de Italia llamada Vasto, y aunque nunca es fácil emprender una nueva aventura creo que puedo decir que he disfrutado de las pequeñas cosas.
El primer día en Italia fue una locura, llegamos a Roma y teníamos que ver toda la ciudad en un solo día, aprovechar al máximo este momento porque queriamos ver la mayor cantidad de lugares emblemáticos. Y lo increíble es que al final lo conseguimos, vimos plaza España, la Fontana Di Trevi, el Phanteon, el Coliseo…
Sin duda un día de muchas emociones.
Después llegamos al pueblo donde nos acogía el proyecto, Vasto, un pueblo costero de Italia, con unas playas únicas, calles y lugares increíbles que pudimos disfrutar en esas dos semanas.
Llegamos a la residencia sin saber qué nos podía esperar y con unas ganas enormes de llegar a las duchas!
En la residencia convivimos todos con sus más y sus menos, y los roces inevitables de la convivencia y más siendo un grupo tan grande.
Pudimos hacer varias visitas a distintas zonas del lugar, conocimos el centro de Vasto, con sus miradores, calles y supermercados donde comprar provisiones!
También fuimos a Punta Chieti, una playa más alejada de Vasto que alberga una reserva marina con muchas criaturas diferentes.
Pero sin duda lo que más puedo destacar es el trabajo realizado en la Fundación, ya que al principio llegamos con mucho miedo y la incertidumbre de no saber lo que nos esperaba, aún así creo que puedo decir que todos aprendimos algo, a conocer una cultura diferente a la nuestra, a ver como se desempeña nuestra profesión en otros países, a sentir en nuestra piel lo que otras personas sienten al llegar a un nuevo lugar en busca de mejores oportunidades, o simplemente a como movernos en un entorno donde nunca antes nos habíamos encontrado ninguno.
A veces resultaba complicado entenderse con trabajadores y pacientes, pero por suerte la mayoría tenía la paciencia para ayudarnos.
Lo que más me llevo de esta experiencia es la gratitud de los pacientes que tuve la suerte de poder cuidar, ayudar o acompañar. Me llevo sus miradas que lo decían todo, sus gestos de cariño y los detalles de cada uno de ellos…
Esta experiencia me ha servido para darme cuenta de que estoy en el camino correcto, formándome profesionalmente en algo que me apasiona y que me gusta.
Creo que no podría resumir un viaje como este ni en mil palabras, solo animar a quien realmente quiera vivir una experiencia nueva, que lo intente, que se mentalice de ello y absorba todo lo que le pueda aportar una experiencia así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s