Todo se acaba…

En nuestra primera foto en el aeropuerto eramos un puñado de desconocidas al volver eramos como…

Nos decían que una experiencia así nos marcaría, yo no me lo creía. ¿Cómo te va a marcar convivir 15 días con gente que no conoces? No paran de decirnos: “Mente abierta”…y al final la abrimos. Hemos descubierto cosas de nosotras mismas y de los demás, hemos conocido a gente que sí nos marcará un antes y un después. Hemos conocido maneras diferentes de trabajar y de relacionarnos con las personas que nos rodean, hemos visto cosas que hubiéramos preferido no ver y otras que deseamos volver a vivir.

Italia está llena de gente amable, que te sonríe, que te ayuda y que te enseña. De playas espectaculares y de innumerables monumentos, de buena comida, de autobuses de esperas eternas y pasos de cebra que no se usan.

Nos llevamos muchas cosas para el recuerdo: “Io mangio el cognomen”, “pergo“, “tu inventatelo que luego suena a italiano”, “¿qué comen los mosquitos cuando no hay gente de erasmus?”, las noches en Vasto, las mañanas en la playa, bailar la macarena en cualquier plaza, las noches en nuestras terrazas, las copas sin hielo, noches cortas en el Mamitas, las mañanas más largas en la Fundazione.

Hemos aprendido muchas cosas: a pedir tabaco, a que es más importante comer bien que ser puntual, que a la italiana es ir sin prisas, que se puede conducir mientras no paras de mover las manos, que el coche italiano por excelencia es el multiplá, que los móviles resucitan si los metes en arroz y, aunque Francesco no se lo crea, hemos aprendido a chapurrear en italiano.

Gracias a todas y a todos por estas dos semanas increíbles.

En nuestra primera foto en el aeropuerto eramos un puñado de desconocidas al volver eramos como…una gran FAMILIA!!!

Nata 🙂

🌍Un mundo por descubrir🌍

Nos paramos unos minutos a pensar y te das cuenta como las cosas en tan sólo quince días pueden cambiar, parece que fue ayer cuando llegamos y todo era desconocido para nosotros no conocíamos prácticamente nada ni a nadie y ahora grandes amistades que nos llevamos de vuelta a Madrid.


También recordamos el primer día cuando nos fuimos con los caposalas e intentábamos entender algo de todo lo que nos empezaba a explicar sobre nuestro laboro.

Después de estos quince días la única palabra que diríamos es grache, grache por la confianza desde el primer momento, grache por la simpatía con la que nos han tratado, y grache por haber pertenecido a esta experiencia única e inolvidable para nuestras vidas. 

Un nuevo mundo descubierto del que nunca nos olvidaremos. Después de estos quince días la única palabra que diríamos es grache, grache por la confianza desde el primer momento, grache por la simpatía con la que nos han tratado, y grache por haber pertenecido a esta experiencia única e inolvidable para nuestras vidas.


Un nuevo mundo descubierto del que nunca nos olvidaremos


Os echaremos mucho de menos

Arantxa e Irene

Dias en practicas 

La practica resuslta mas facil cada dia, el equipo es mas homogeneo y nos sentimos parte del grupo. Cada dia tenemos mas confianza en nosotros mismos gracias a la ayuda de los profesionales de la fundacion.

Hemos acompañado a los enfermeros en sus labores de trabajo participando en algunas de ellas ECG, administracion de medicamentos, toma de constantes, test de glucemia, etc.

Algunos pacientes, al principio no se sentian muy comodos con nuestra presencian y no nos dejaban atenderles, pero segun van pasando los dias se nota como tienen mas confianza en nosotros,  ya que les damos cariño y los mejores cuidados a pesar de la barrera del idioma. Intercambiamos idiomas, los Italianos nos dicen palabras en Italianos y luego nos piden que se las digamos en español, hablamos de comidas tipicas de cada pais, de canciones y de novelas (el Secreto). Es una experiencia muy divertida y enriquecedora.                                 

Me tienes hasta los pueblos

Después de un largo dia enseñando y aprendiendo el española italiano nos quedamos con la frase celebre de “me tienes hasta los pueblos”. Llegamos a la conclusión que no es fácil enseñar a insultar y que la J suena a escupitajo.

La visita a Pescara, podríamos resumirlo como paseo interminable, fotos que se hacen eternas y dioses griegos de carne y hueso.

¡MA QUE RIIIIIIIIICO!


A día de hoy, después de la visita a un paraje natural, con unas vistas INCREIBLES solo puedo decir que esta experiencia la repetiría una y mil veces.

Y que no falten los momentos emotivos.

¡TANTI AUGURI A TE, TANTI AUGURI A TE, TANTI AUGURI A LUCIIIIIIIA, TANTI AUGURI A TE!

¡ BRAAAAAAVO!

Primera semana en Vasto superada 

Primer dia de trabajo
Nuestro primer dia de trabajo nos impacto ver como no habia diferencia entre enfermeros y auxiliares. Son todos una gran familia e incluyen a los pacientes de los cuales hablan con mucho cariño.

Segun pasan los dias notas mejor ambiente con los compañeros y vas viendo que te llevas a persona increibles como amigos.

Cada dia van dejandote hacer más cosas y te enseñan cosas nuevas, hoy por ejemplo a coger una via.

Los ancianos te cogen cariño y les encantan los españoles, siempre nos llaman bellas.

Descubriendo ciudades

La excursion fue para conocer mas a fondo la ciudad de Vasto, entre ellos el jardin de D’avalos y el museo arqueologico situados en el centro historico de la ciudad en compañia de los jovenes de Vasto y el señor alcalde. Terminamos la noche en una conocida discoteca (mamitas) donde chic@s disfrutaron de la noche a la orilla de la playa.

Al dia siguiente parte del grupo decidio ir a conocer la cuidad de Pescara a 1h de camino en tren, una ciudad con bastante gente de habla hispana y a su vez encantadora.

A pesar del mal tiempo en Pescara, disfrutamos como enanos.

Por fin llegó el fin de semana!!

No todo es tirocinio ni fiesta, el viernes nos invitaron a una visita al Ayuntamiento de Vasto y  al Consejo de la Juventud, donde hablamos y comimos. Después de la visita institucional bailamos la macarena con nuestros compis italianos, aunque el profe de italiano pasara vergüenza.

foto-4

El sábado tuvimos el día libre y algunas alumnas visitamos Pescara, una ciudad situada a unos 80 kms de Vasto. Conseguimos llegar en tren, muy lujoso, y pasamos el día haciendo fotos y visitando tiendas. Poco antes de tener que irnos (por desgracia) vimos a los concursantes de Mister Italia 2016: molti uomini belli!!!! NO TODOS LOS MONUMENTOS VAN A SER DE PIEDRA 😀

foto-1foto-2foto-3
Otras optamos por pasar el día en la playa y descansar un poco de toda la semana, posteriormente decidimos hacer una cena “española” en la que todos colaboramos en la elaboración y como siempre con muy buen ambiente, el resultado fueron tortillas, pisto y panceta con pimientos, lo que nos hizo sentir como en casa y luego finalizar cantándole el cumpleaños feliz a nuestra compañera Lucía.

foto-5

Con respecto a las prácticas, el buen ambiente y la confianza aumenta cada día, pues mi auxiliar junto con mi compañera me gastaron una broma diciéndome que una paciente había fallecido cuando en realidad estaba dormida.

Vini, Vidi, Vinci

El viaje de las alumnas del IES Leonardo Da Vinci comenzó con una aventura inesperada en el aeropuerto, pero conseguimos llegar a Roma.
Impresionadas por la ciudad y por la cantidad de gente que la visita nos encontramos con una tormenta que no nos impidió que visitáramos la Fontana di Trevi y ni el Panteón. Quedamos enamoradas de Roma.

El primer día como tirocinanti estuvo cargado de nervios y de “Io no parlo italiano” y “no capisco”. Pero también de amabilidad y sonrisas por parte del personal de la Fundación.
Cada una tuvo una experiencia distinta en su respectivo servicio, que luego intercambiamos. Ante todo las primeras impresiones fueron muy buenas y como dice el título de la entrada hemos venido, hemos visto y hemos vencido Roma 🙂